Reflexiones sobre procesos de enseñanza aprendizaje, metodologías, competencias pedagógico-técnicas, TICs para la innovación educativa.

¿Es el cambio climático un "elefante en la cristalería" de la educación internacional?

Photo by Markus Spiske temporausch.com, Pexels

The Chronicle of Higher Education publica un artículo sobre el impacto del transporte aéreo de académicos en el calentamiento global.

Millones de personas de todo el mundo, muchas de ellas jóvenes, se han movilizado en las últimas semanas para crear conciencia en relación con el cambio climático.
Al mismo tiempo, las instituciones universitarias reciben y envían millones de estudiantes internacionales a estudiar en el extranjero.

Surge una evidente contradicción

Experimentar otros países y culturas es fundamental para la educación internacional, pero el transporte aéreo es uno de los principales factores que contribuyen al calentamiento global.

"Es el enorme elefante en la habitación", dice Ailsa Lamont, del sector educativo internacional de Australia, que fundó la Red de Acción Climática para la Educación Internacional, o CANIE (http://www.can-ie.org/), un grupo que trata de crear conciencia sobre el impacto ambiental de la educación internacional - y de encontrar soluciones para mitigarlo.

Lamont propone algunas acciones para que los educadores internacionales sean más respetuosos con el medio ambiente:

  • Se un viajero más inteligente. Lamont cree en el valor del intercambio cultural, por lo que no cree que los estudiantes y educadores deban dejar de viajar. Pero pueden ser más intencionales, al agrupar las visitas o al reunirse con los asociados en las conferencias.
  • Compensaciones: La Universidad Massey de Nueva Zelanda compra créditos de carbono para compensar las emisiones de los viajes del personal, mientras que el proveedor de estudios en el extranjero API iguala la contribución de compensación de 15 dólares de los estudiantes. Middlebury ofrece becas de $500 a estudiantes que viajan al extranjero para realizar proyectos de sostenibilidad o investigación. La Universidad de Gotemburgo, en Suecia, cobra una cuota por los viajes aéreos de los miembros del personal y utiliza los fondos para apoyar proyectos que reduzcan el impacto ambiental de la institución.
  • Usa tecnología. La tecnología no es un sustituto, pero ayuda a celebrar reuniones a distancia limitando los viajes. Los cursos en línea contribuyen también a vincular a estudiantes con aulas en el extranjero.
  • Aumentar la visibilidad. Las universidades pueden abrir un amplio debate sobre la sostenibilidad. CANIE (http://www.can-ie.org/), espera incluir el cambio climático en la agenda de las conferencias internacionales de educación, a través de mesas redondas, ferias de carteles y reuniones.

Lee el artículo en inglés en http://bit.ly/2oK7ugE (requiere que te inscribas gratuitamente).
The Chronicle of Higher Education es un periódico y sitio web que presenta noticias, información y trabajos para profesores y profesionales de asuntos de estudiantes de facultades y universidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario