26 septiembre 2007

Selección de software en proyectos educativos públicos

La selección de software de acceso educativo público y para laboratorios de computación es una de las muchas preguntas que enfrentan los proyectos que incorporan TIC a los procesos de enseñanza-aprendizaje de las instituciones públicas.
Aparentemente una cuestión sencilla, suscita importante polémica para muchos. En esta sección, se recogen dos definiciones con la intensión de aportar algo de claridad al debate.

Software propietario
Algunos sostienen que el software propietario es una mejor opción, argumentando que ofrece mejores prestaciones. Este software es de propiedad privada y bajo el control, por lo general de una empresa. Los titulares de software propietario tienen un derecho de autor que les asigna los derechos exclusivos para publicar, copiar, modificar y distribuir el software y por lo general, mantener secreto el código fuente. Estas compañías comercializan una "licencia de usuario final", que define el derecho a utilizar el software en las computadoras.

Software libre, de código abierto
Denominado también “open source software” (software de código abierto, también llamado de fuentes abiertas), según la definición de FSF[1].
Se refiere a la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software, específicado en 4 “libertades”:
· Libertad 0: usar el programa, con cualquier propósito.
· Libertad 1: estudiar el funcionamiento del programa, y adaptarlo a las necesidades.
· Libertad 2: distribuir copias.
· Libertad 3: mejorar el programa y hacer públicas las mejoras.
(El acceso al código fuente es requisito previo para libertad 1 y 3)

Un término que pretende resolver la posible ambigüedad del nombre original en inglés de “free software”, es FOSS (Free Open Source Software) con la simple filosofía que cuando los programadores pueden leer, modificar y redistribuir el código fuente de un programa, éste evoluciona, se desarrolla y mejora, dando como resultado la producción de un mejor software.
Las 4 “libertades” han sido ampliadas en un equivalente decálogo de condiciones para alcanzar la denominación de "Open Source"[2]:
  1. Libre redistribución: el software debe poder ser regalado o vendido libremente.
  2. Código fuente: código fuente incluido o disponible libremente.
  3. Trabajos derivados: permitida la redistribución de modificaciones.
  4. Integridad del código fuente del autor: las licencias pueden requerir que las modificaciones sean redistribuidas sólo como parches.
  5. Sin discriminación de personas o grupos
  6. Sin discriminación de áreas de iniciativa: para usuarios comerciales y no comerciales
  7. Distribución de la licencia: derechos equivalentes para todos
  8. La licencia no debe ser específica de un producto: el programa no puede licenciarse solo como parte de una distribución mayor.
  9. La licencia no debe restringir otro software: la licencia no puede obligar que algún otro software adicional deba también ser de código abierto.
  10. Licencia tecnológicamente neutral: no debe requerirse aceptación de la licencia.

La elección del software plantea una serie de profundas y, a menudo, polarizados debates basados en complejos análisis de la relación costo-beneficio y de su fundamento filosófico.
Em medio de este debate se debaten instituciones educativas, de beneficio público, algunos ignorantes de la discusión en juego, y otros abrumados por la magnitud y complejidad del tema, siglas, definiciones, normas y legislaciones que dificulta la toma de decisiones.


[1] FSF: Free Software Foundation http://www.fsf.org/ , organización creada en Octubre de 1985, dedicada a eliminar las restricciones sobre la copia, redistribución, entendimiento, y modificación de programas de computadoras.
[2] Ver Movimiento del open source en Wikipedia, La enciclopedia Libre http://es.wikipedia.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada