03 junio 2008

Teorías del aprendizaje y estrategias del aprendizaje


El interés en las teorías del aprendizaje está relacionado con:

  1. Las teorías del aprendizaje son un referente al momento de seleccionar estrategias, tácticas y técnicas de instrucción verificadas.
  2. Las teorías de aprendizaje permiten seleccionar una estrategia inteligente y argumentada. Los diseñadores instruccionales dominan un conjunto de estrategias y la capacidad de aplicarlas en el momento preciso, conectandolas con una estrategia de instrucción que potencie el aprendizaje.
  3. La integración de la estrategia en el contexto de la instrucción es fundamental.
El diseñador instruccional se vé confrontado por una disyuntiva sobre cual teoría seleccionar. ¿Es mejor seleccionar una teoría o combinar diversas teorías?.
Aunque las 3 teorías analizadas: conductista, cognitivista, y constructivista describen diferentes estrategias, cada una de ellas enfatiza un camino a seguir para obtener un óptimo resultado del proceso de aprendizaje.
Según Snelbecker (1983), los individuos que se enfrentan a problemas prácticos de aprendizaje no pueden "darse el lujo de restringirse a una sola posición teórica. Ellos deben examinar cada una de las teorías de la ciencia básica desarrolladas por psicólogos al estudiar el aprendizaje, y seleccionar aquellos principios y concepciones que puedan tener mayor valor para una situación educativa particular”.

Relación entre teorías del aprendizaje y secuencia de construcción del conocimiento

El aprendizaje es un proceso complejo en constante evolución que está fuertemente influenciado por conocimientos previos. Esta situación hace que las metodologías empleadas para estudiantes novicios no puede ser las mismas para estudiantes más avanzados, con mayor experiencia y familiaridad con la materia.
La construcción del conocimiento sigue una secuencia progresiva, desde:[1]
Punto 1
Capaces de reconocer y aplicar las reglas, hechos y operaciones estándares de una profesión (saber que);
Punto 2
Pensando como un profesional extrapolan a partir de estas reglas generales a los casos problemáticos particulares (saber cómo);
Punto 3
Desarrollando y verificando nuevas formas de comprensión y de acción cuando las categorías y formas de pensamiento familiares fracasan (reflexión-en-acción).

La teoría seleccionada y el enfoque instruccional más apropiado para conducir el conocimiento hacia un nivel en particular, sería el propuesto por la teoría que se corresponda con el punto que se encuentra en la secuencia, graficado por la siguiente tabla.
Perspectiva/ Teoría
Construcción de conocimiento
Requerimientos de la tarea a ser aprendida
Perspectiva conductista
Puede facilitar el dominio del contenido de una profesión (saber que).
Tareas que requieren un bajo grado de procesamiento, estímulo-respuesta, contigüidad de retroalimentación y refuerzo, (por ejemplo, asociación básica por pareamiento, discriminaciones, aprendizaje de memoria)
Perspectiva cognitiva
Estrategias útiles para la enseñanza de tácticas para la solución de problemas en donde se aplican hechos y reglas bien definidos a situaciones no familiares (saber cómo)
Tareas que requieren un nivel de procesamiento mayor (por ejemplo, clasificaciones, organización esquemática, razonamiento analógico, solución algorítmica de problemas, ejecuciones procedimentales o por reglas).
Perspectiva constructivista
Estrategias que se ajustan mejor a problemas poco definidos a través de la reflexión-en-acción.
Tareas que requieren un alto grado de procesamiento (por ejemplo, solución heurística de problemas, selección y monitoreo personal de estrategias cognitivas, aprendizaje localizado o "situado", trabajo como aprendiz cognitivo, negociación social).
Al integrar cualquier estrategia al proceso del diseño de instrucción y materiales didácticos debe considerar aprendizaje requerido y el nivel de dominio de los estudiantes. Es decir, se necesitan diferentes estrategias, fundamentadas en diferentes teorías en función de la tarea y el contexto de conocimiento en que se encuentren los estudiantes.
Existen prácticas instruccionales exitosas que poseen características de los tres enfoques teóricos (por ejemplo, participación activa e interacción, práctica y retroalimentación).
Según Smith y Ragan (1993): "El eclecticismo teórico razonado y verificado ha sido la fortaleza clave de nuestro campo, puesto que no existe una base teórica única que provea los principios prescriptivos integrales para todo el proceso de diseño".
Según P.B. Drucker (citada por Snelbecker, 1983) "Esta vieja controversia ha sido toda una tontería. Necesitamos de los logros de los conductistas en cuanto a práctica, refuerzo y retroalimentación para incrementar el aprendizaje y la memoria. Necesitamos propósitos, decisiones, valores, comprensión (las categorías cognitivas) de lo contrario el aprendizaje sería simples actividades conductistas más que acciones").
El papel que debe asumir el diseñador instruccional está basado en una comprensión integral de las teorías de aprendizaje, para aplicarlas con flexibilidad creativa a cada caso particular.

[1] Schön, 1987